cerrar Actualice su navegador
El navegador que está usando en este momento se encuentra desfasado y no cumple los estándares actuales para páginas web. Si quiere disfrutar una versión actualizada de este y otros sitios web, recomendamos que lo actualice gratuitamente a través de uno de estos enlaces:
Internet Explorer 9 Mozilla Firefox Google Chrome
Opinions & Editorials Volver a "Opinions & Editorials"

Tomar bebidas embriagantes en casa, mal ejemplo para la familia

Comentario por José I. Franco | 06 de marzo de 2012

“Yo no tomo cerveza, cuando finalizo de jugar mi deporte favorito, solo lo hago en casa, ahí las disfruto mejor”, así se expresó un jugador de béisbol, quien celebro triunfo acompañado por compañeros y seguidores. Él opto por solo saborear el tradicional platillo que por costumbre cocinan, ya sea que pierdan o ganen. (Haz clik al titulo para todos los detalles!)

La Prensa de San Antonio.- “Yo no tomo cerveza, cuando finalizo de jugar mi deporte favorito, solo lo hago en casa, ahí las disfruto mejor”, así se expresó un jugador de béisbol, quien celebro triunfo acompañado por compañeros y seguidores. Él opto por solo saborear el tradicional platillo que por costumbre cocinan, ya sea que pierdan o ganen. (Haz clik al titulo para todos los detalles!)

Por José I. Franco

Cuando mi amigo recogió sus artículos deportivos, lo acompañe a su pick-up en el que observe que dentro de la caja, tenía botellas de cerveza vacías de una marca mexicana.

“Mi estimado, si por casualidad o por accidente te llega a parar un patrullero, en lo primero que se va a fijar es en esas botellas vacías, lo cual según el código penal, se consideran ‘open container’ o sea botellas de cervezas abiertas. Te aconsejo te deshagas de ellas o mételas en una bolsa para la basura”, le comente.

Él me aseguro que no llevaba aliento alcohólico, por lo que no le preocupaba, si lo llegaban a parar los policías.

“Esas botellas, son retornables. Los embases tienen valor, ya que son hechos y embotellados en México!” me dijo.

El amigo beisbolista no se dio por bien entendido a lo que le dije.

“Está bien tu respuesta, según tú no traes aliento alcohólico, pero si anoche tomaste algo más de tres cervezas, tu sistema sanguíneo todavía trae residuos de alcohol. Por lo que si te llegan a parar los gendarmes por sospecha de manejar en estado de ebriedad, ellos con todas las de la ley, te llevaran al hospital para que te sea extraída muestra de sangre y así conocer el volumen de alcohol que traía tu sistema sanguíneo en los momentos
de haber sido arrestado preventivamente”, está fue otra de mis referencias.

Por lo tanto le recomiendo a mi amigo deportista que busque la forma de que cuando él se eche sus “cervecitas”, que no lo haga frente a sus hijos, ya que de ahí estará surgiendo el ejemplo que ellos seguirán.

“Si en casa papá, mamá y nuestros hermanos mayores toman, nosotros también haremos lo mismo!”

Créanlo ó no, pero este es uno de los pensamientos de muchos pequeños, adolescentes y jóvenes quienes no se quieren quedar atrás por seguir con las “tradiciones” que los mayores les heredamos.

Recuerdo cuando mi hijo, a la edad de 10 años, me señalaba diciéndome:

“Papá en verdad que extraño los días cuando tomabas y te emborrachabas. Siempre me llevabas a McDonald’s, me comprabas un Happy Meal, y le decías a la cajera. “Give me a Happy Meal and a Toy for my Boy!”. Y si no íbamos a comprar juguetes en Toys R’ Us".

Todo esto yo lo hacía para quedar bien con mi esposa, según yo, y lo único que lograba eran regañadas por manejar borracho y con el niño en el automóvil. Mi hijo llego a decirme que si ya no lo quería, ya que extrañaba todas las atenciones que yo le daba. Esas fueron palabras fuertes de mi chamaco, que por ese entonces no lograba comprender el cambio de
mi comportamiento.

Su servidor tenía que seguir cumpliendo órdenes de la corte, que me puso duros
programas tras haber resultado convicto en mi segunda vez, que me arrestaron por manejar en estado de intoxicación alcohólica. Ahora después de 11 años, yo soy el que me preocupo, cada vez que mi hijo sale a divertirse, me entra al cerebro miles de pensamientos.

Sin embargo en repetidas ocasiones le he señalado a mi heredero, que si llega a tomar, que no conduzca su vehículo, le he recomendado rentar un taxi ó una grúa. Ya no quiero cansarlo con la misma “canción”.

Él está por cumplir 22 años, yo por celebrar mi 12º año de sobriedad, por lo que dejaré de preocuparme, él me ha asegurado que tomará todas las precauciones y si se bebe algunas cervezas o copas, no sé pondrá al frente del volante.Espero en Dios que así sea y que no siga el ejemplo que le di.

Hasta la próxima, Dios mediante.

  • Ningún comentario presente
Normas de comentarios

www.laprensasa.com no se hace responsable de las ideas expresadas por los autores de los comentarios y se reserva el derecho a eliminar aquellos contenidos que:
  • resulten ofensivos y/o discriminatorios
  • que tengan como fin promover el boicot contra personas, productos empresas o instituciones
  • que atenten contra el derecho a la intimidad, al honor y/o a la propia imagen o nombre
  • aquellos que busquen fines comerciales y/o publicitarios
500 caracteres disponibles
Para evitar spam, por favor resuelva este simple problema matematico e ingrese el resultado (pinche en la imagen para recargarla).

Opinions & Editorials