cerrar Actualice su navegador
El navegador que está usando en este momento se encuentra desfasado y no cumple los estándares actuales para páginas web. Si quiere disfrutar una versión actualizada de este y otros sitios web, recomendamos que lo actualice gratuitamente a través de uno de estos enlaces:
Internet Explorer 9 Mozilla Firefox Google Chrome
Opinions & Editorials Volver a "Opinions & Editorials"

COMENTARIO ESPECIAL: Bebedor con moderación, lo obliga a no conducir automotores

Por José I. Franco | 27 de marzo de 2012

Casi a diario me encuentro con hombres y mujeres que se jactan de ser tomadores sociales, o por decirlo así, “bebedores con moderación”. Personas que conozco me hacen recordar y recuerdan mis años de borracho. Ellos se asombran cuando me ofrecen un trago de licor o cerveza, y no se los acepto -- de buen modo me disculpó y de inmediato se retractan. (Haz clik al titulo para leer todos los detalles.)

La Prensa de San Antonio.- Casi a diario me encuentro con hombres y mujeres que se jactan de ser tomadores sociales, o por decirlo así, “bebedores con moderación”. Personas que conozco me hacen recordar y recuerdan mis años de borracho. Ellos se asombran cuando me ofrecen un trago de licor o cerveza, y no se los acepto -- de buen modo me disculpó y de inmediato se retractan. (Haz clik al titulo para leer todos los detalles.)

Por José I. Franco

Y me dicen:

“Mi estimado Franco, ya no te acuerdas de cómo te ponías antes, siempre tomabas más que nosotros. Te echabas una cerveza tras otra, y ahora resulta que ya no tomas!”

Con estas tesoneras palabras, son con las que me reciben algunos conocidos que me encuentro durante eventos sociales y en el actividades deportivas. Según ellos, todavía siguen siendo bebedores con moderación, o tomadores controlados.

A esos individuos lo único que les digo es que mi vida cambió desde hace 12 años, tiempo en el que por mi fe en Dios he podido mantenerme sobrio. A ellos se los he dicho personalmente de frente que por ser una persona que padece de la enfermedad del alcoholismo, no les puedo aceptar el trago y mucho menos una cerveza.

“Ustedes sigan teniendo buen tiempo. Nada más recuerden no manejar automotores en estado alcohólico. Gracias a Dios estoy bien, aceptando mi enfermedad, la cual a diario combato con un buen comportamiento, fe y esperanza porque algún día, ustedes y quienes están en las garras del vicio en el alcohol y drogas, puedan salir de las tinieblas lo más pronto posible”.

Con este breve mensaje todos los días me sigo dirigiendo ante quienes aún no creen en la rehabilitación de un alcohólico como su servidor. Por ello les recomiendo que si llegan a tomarse de uno a seis tragos de licor o cervezas, piensen bien en no conducir unidades automotores, entre las que se pueden citar con permiso para ser medio de transporte en las calles y carreteras.

Mí fe en Dios ha trabajado en mil formas, él me dio la existencia para vivir de acuerdo a su mandato, sin embargo por muchos años le fallé. Yo también fui bebedor con moderación, más a como se fue graduando mi forma de ingerir bebidas embriagantes, deje por un lado la etiqueta bebedor controlado. Lo más peligroso para un bebedor cotidiano, que se toma unas dos o tres copas, para cumplir en eventos sociales, es que él no se da cuenta, del nivel de alcohol que su sistema sanguíneo ha acomodado durante una, dos o tres horas.

“Digamos que he tomado seis cervezas de 12 onzas, cuál sería el nivel de alcohol, que mi sistema sanguíneo pudiera registrar”, está fue una pregunta que me hizo un jugador de fútbol soccer amateur.

A él le comenté lo siguiente. “Qué bueno que abordas ese discutido tema, y que mejor que comienzas a tener conciencia, para enterarte sobre qué nivel de alcohol, registraría tu sistema sanguíneo, en verdad, son muchas las irregularidades que existen sobre dicho tema. Un individuo que se alimento bien durante el desayuno, almuerzo y cena. Con unas tres bebidas de licor preparado o tres cervezas, registrara un promedio de 0.04 de alcohol en su sistema sanguíneo. Pero si la persona no se alimento correctamente y a su respectivo horario, tomando la misma cantidad, esté podría registrar un promedio que sobrepase el nivel que establece el código penal de Texas que es 0.10. Esa persona estará prácticamente en estado de intoxicación alcohólica”.

También autoridades toman en cuenta la estructura física de individuos arrestados por sospechas de conducir en estado de ebriedad. Entre ello, peso, estatura, estado mental, y alimentos que hayan consumido durante el día o la noche en que fueron arrestados.

Lo que más les recomiendo es que busquen la forma de estar más enterados, sobre los niveles de alcohol que se puede consumir, y que les permita tomar el riesgo de conducir automotores. La mejor solución es no tomar y manejar, o bien compren un mini aparato que con el aliento detecta con precisión el nivel de alcohol. Su costo no sobrepasa los $60. Hasta la próxima Dios mediante.

  • Ningún comentario presente
Normas de comentarios

www.laprensasa.com no se hace responsable de las ideas expresadas por los autores de los comentarios y se reserva el derecho a eliminar aquellos contenidos que:
  • resulten ofensivos y/o discriminatorios
  • que tengan como fin promover el boicot contra personas, productos empresas o instituciones
  • que atenten contra el derecho a la intimidad, al honor y/o a la propia imagen o nombre
  • aquellos que busquen fines comerciales y/o publicitarios
500 caracteres disponibles
Para evitar spam, por favor resuelva este simple problema matematico e ingrese el resultado (pinche en la imagen para recargarla).