cerrar Actualice su navegador
El navegador que está usando en este momento se encuentra desfasado y no cumple los estándares actuales para páginas web. Si quiere disfrutar una versión actualizada de este y otros sitios web, recomendamos que lo actualice gratuitamente a través de uno de estos enlaces:
Internet Explorer 9 Mozilla Firefox Google Chrome

Mexicano encontró en la gastronomía su camino al éxito en Nueva Jersey

GASTRONOMÍA | 07 de agosto de 2012

El chef Leo Cervantes ha recorrido un largo trayecto desde un barrio extremadamente pobre en su México natal hasta Nueva Jersey. EFE

Nueva York, 7 ago (EFE).- El chef Leo Cervantes ha recorrido un largo trayecto desde un barrio extremadamente pobre en su México natal hasta Nueva Jersey, donde se ha convertido en un exitoso empresario que atiende en su restaurante a clientes como el cantante Bruce Springsteen.

Cervantes llegó hace 23 años a Nueva Jersey, donde trabajó como lavaplatos hasta que pudo abrir un pequeño restaurante, "Chilangos", que entonces tenía cuatro mesas, pero que con el paso de los años creció, y con ello, sus clientes que llegaban al local atraídos por los platos mexicanos creados por el chef, a los que muchas veces bautiza con nombres de conocidos suyos, como el de Sammy Springsteen (hijo del artista).

"Vengo de un hogar donde la cocina siempre fue fresca. Éramos bien pobres, vivíamos frente a un basurero (en el Distrito Federal) y siempre teníamos que comer fresco porque no había refrigerador ni estufa. Mi madre, Abigail Soto, iba al mercado varias veces al día", recordó Cervantes en entrevista con Efe.

"Nos tocaba cocinar con mi madre porque ella no quería que estuviéramos en la calle. Nos mantenía ocupados. No teníamos piso, porque era de tierra, pero nos ponía a barrer, entre otras cosas en el hogar", afirmó con orgullo Cervantes, que hace diez años estableció su restaurante en la playa de Sandy Hook, en el condado de Monmouth, Nueva Jersey.

El mexicano, que ha ganado varios premios, destacó además con satisfacción que cuenta con la selección más grande de tequilas en la costa este de EE.UU, con 270 variedades y precios que alcanzan hasta los 90 dólares el trago , lo que le valió una reseña del diario The New York Times.

Cervantes ha expandido su negocio y recientemente se asoció con una compañía encargada de las operaciones de un ferry que comunica el condado neoyorquino de Manhattan con la costa de Nueva Jersey (Highlands), donde estableció un pequeño restaurante en el lugar que bautizaron como La Playa, donde además ofrecen conciertos.

Hace cuatro años compró una discoteca en la ciudad de Paterson, también en Nueva Jersey, y representa al dúo mexicano Jannymarco, intérpretes de bachata.

"Dios ha sido bueno conmigo, soy muy bendecido con mi familia. Tengo mis hijos, que van a la escuela del pueblo, donde también está mi restaurante", dijo y destacó que decidió dejar su país, a los 18 años.

"Uno de mis amigos de infancia, Alfredo Ríos Galeana, dirigía una banda de roba bancos, donde estaban otros amigos" y en un intento por alejarse de esa situación solicitó el visado para viajar a EE.UU y se lo aprobaron, recordó.

Agregó que pese a ello, por apoyar a otros amigos se les unió en su intento de cruzar la frontera hacia EE.UU. "Estuvimos cuatro días perdidos en el desierto, sin comida y agua. Nos encontraron y nos devolvieron a México. A los siete meses regresé con mi visado y me establecí en Nueva Jersey", indicó.

Cervantes, que a veces ayuda a Jacobo, el chef mexicano de Bruce Springsteen con las fiestas del famoso artista, escribe ahora un libro "donde la receta principal es la de la vida, de que no hay que ponerle problemas" y cuenta varias anécdotas de su vida.

"Cuento por ejemplo que un día Sammy (Springsteen) me dijo 'Leo, tú siempre le pones nombres a los platillos, como la enchilada Santa Mónica'. Mónica era una de mis cocineras, que se regresó a México", explicó.

"Me preguntó '¿cuándo le pones mi nombre?' Un día vino y por suerte, ese día tenía en el menú Samito's Burrito, y él no lo podía creer. Otro día vino Bruce Springsteen y me dio las gracias, que su hijo estaba muy contento", señaló.

Para Cervantes, que con su tenacidad ha logrado lo que muchos llaman el sueño americano, el éxito es "levantarse en la mañana y estar saludable, con tus hijos, tu familia, amigos y vecinos, con la gente que te quiere y poder trabajar".

Algo que además complace al mexicano es poder haber construido una casa para su madre, que aún vive en Ciudad México.

  • 30 de octubre de 2012 - 22:38 GMT #1. José Luis Hernández Ponce
    [ contestar ]

    La Humildad cabe donde sea,

    Hola. Me parce que tu vida, no es la verdad somos contemporáneos, y yo nunca viví enfrente de un basurero. Hago incapie que haces alarde de lo verídico de tu vida. Y la visa que pediste fue para huir de la banda se robabancos, a la que pertenecías, y te quedaste a trabajar y como no tienes un nivel Académico para trabajar en México honrradamente. Te quedaste de ilegal y dejaste a tu pareja en el Jersey shore Hospital con su bebe. No pagando el parto. Y no mencionas a tu Primogénito. Saludos
Normas de comentarios

www.laprensasa.com no se hace responsable de las ideas expresadas por los autores de los comentarios y se reserva el derecho a eliminar aquellos contenidos que:
  • resulten ofensivos y/o discriminatorios
  • que tengan como fin promover el boicot contra personas, productos empresas o instituciones
  • que atenten contra el derecho a la intimidad, al honor y/o a la propia imagen o nombre
  • aquellos que busquen fines comerciales y/o publicitarios
500 caracteres disponibles
Para evitar spam, por favor resuelva este simple problema matematico e ingrese el resultado (pinche en la imagen para recargarla).

Hispanos