cerrar Actualice su navegador
El navegador que está usando en este momento se encuentra desfasado y no cumple los estándares actuales para páginas web. Si quiere disfrutar una versión actualizada de este y otros sitios web, recomendamos que lo actualice gratuitamente a través de uno de estos enlaces:
Internet Explorer 9 Mozilla Firefox Google Chrome

La puertorriqueña Isabel Rosado mantiene la convicción independentista con 105 años

PERFIL | 05 de diciembre de 2012

La figura nacionalista Isabel Rosado Morales, "Isabelita", cuenta sus recuerdos de la lucha durante una entrevista con Efe realizada en su casa en Ceiba. EFE

San Juan, 5 dic (EFE).- La figura nacionalista Isabel Rosado Morales, "Isabelita", encarcelada durante once años, mantiene sus convicciones en favor de la independencia de Puerto Rico a sus 105 años de edad.

"Isabelita", que desde hace 7 años vive en la residencia para ancianos Sagradas Misiones de la Misericordia de Fajardo, municipio de la costa este de Puerto Rico, dijo hoy en entrevista con Efe que "la vida no es vida" para un pueblo que considera oprimido por Estados Unidos.

La frágil anciana cumplió el pasado noviembre un siglo y cinco años de una difícil vida que la llevó tres veces a prisión por su creencia en la independencia de Puerto Rico.

"Robaron lo que es de otro", dijo la anciana, símbolo de veneración para los independentistas puertorriqueños y visitada frecuentemente por todo tipo de personas que se interesan por la figura de una mujer que luchó durante toda una vida por la libertad de su pueblo.

"Te sientes que no eres nadie", insistió con dificultad "Isabelita", sentada en una silla desde la que gesticula con las manos en referencia a la que entiende como situación colonial que sufre Puerto Rico, bajo soberanía estadounidense desde 1898.

"Isabelita", nacida el 5 de noviembre de 1907, habla, a veces con dificultad, desde el conocimiento que le da el haber formado parte de los cuadros del Partido Nacionalista de Puerto Rico, fundado por el líder independentista Pedro Albizu Campos, a quien se refirió de forma constante durante la entrevista.

"Ellos -Estados Unidos- tienen todo el poder para hacerlo", aseguró "Isabelita", que dijo que si ingresó en prisión tres veces a lo largo de su vida fue a causa de su deseo de ver un Puerto Rico independiente y que nunca quiso que la isla fuera una colonia de Estados Unidos.

A pesar de su edad, la anciana lee perfectamente y se mantiene al día de la actualidad de Puerto Rico e, incluso, internacional, de la que dijo conocer la de España, a la que se refirió como "Madre patria".

La directora de la residencia de ancianos, Ángeles Rivera, señaló que "Isabelita" es frecuentemente visitada por independentistas, gente en general y escuelas, que traen a sus alumnos hasta la residencia para conocer a un icono de la lucha independentista puertorriqueña.

"No le gusta que le digan abuelita", subrayó Rivera, que dirige una pequeña residencia que acoge a una decena más de ancianos.

Relató que es una mujer profundamente católica que a sus 105 años participa todavía en actos de significación nacionalista e incluso se acerca a la playa.

Rivera recordó que aunque pueda parecer increíble, "Isabelita" no padece enfermedad alguna y come de todo, aunque ya no le queden dientes.

La anciana, eso sí, se acuesta temprano, sobre la 7 de la tarde, después de su cena, que recibe sobre las 4 ó 5.

"Isabelita" recibe cada semana la visita de su nieto-sobrino Ramadés Rosado Santiago, el familiar más cercano y que se encarga de los asuntos de la anciana.

Rosado Santiago dijo a Efe que "Isabelita" no tuvo una vida fácil debido a la represión de las autoridades locales.

Los años de lucha de la anciana se ven reflejados en su pequeña habitación de la residencia, con una bandera de Puerto Rico presidiendo un cuarto en el que no faltan fotos del presidente de Venezuela, Hugo Chávez; el libertador Simón Bolivar y Pedro Albizu Campos.

"Isabelita", nacida en el municipio de Ceiba, vecino del de Fajardo donde hoy reside, ingresó muy joven en la Universidad de Puerto Rico para convertirse en maestra rural, lo que le permitió ejercer la docencia durante 14 años en escuelas de Ceiba y Humacao.

La Masacre de Ponce de 1937, tras una marcha organizada por el Partido Nacionalista para protestar por el encarcelamiento de su presidente Pedro Albizu Campos y que se saldó con 19 muertos, marcó la vida de la mujer, que desde entonces se comprometió a luchar por la independencia de la isla.

Su compromiso con la causa independentista la llevó a la cárcel en 1950 acusada de violar la Ley de la Mordaza que declaraba delito grave fomentar o predicar la caída del entonces Gobierno de Puerto Rico.

En 1955 fue condenada a cumplir 17 años de prisión por participar en un incidente para defender la sede en San Juan del Partido Nacionalista en el que se encontraba Albizu Campos, aunque salió en libertad tras cumplir 11 años de reclusión.

Pasaría otra vez por la cárcel, en 1979, al entrar en las playas de la pequeña isla de Vieques para protestar contra las prácticas de tiro que llevaba a cabo la Marina estadounidense.

  • Ningún comentario presente
Normas de comentarios

www.laprensasa.com no se hace responsable de las ideas expresadas por los autores de los comentarios y se reserva el derecho a eliminar aquellos contenidos que:
  • resulten ofensivos y/o discriminatorios
  • que tengan como fin promover el boicot contra personas, productos empresas o instituciones
  • que atenten contra el derecho a la intimidad, al honor y/o a la propia imagen o nombre
  • aquellos que busquen fines comerciales y/o publicitarios
500 caracteres disponibles
Para evitar spam, por favor resuelva este simple problema matematico e ingrese el resultado (pinche en la imagen para recargarla).

Hispanos