cerrar Actualice su navegador
El navegador que está usando en este momento se encuentra desfasado y no cumple los estándares actuales para páginas web. Si quiere disfrutar una versión actualizada de este y otros sitios web, recomendamos que lo actualice gratuitamente a través de uno de estos enlaces:
Internet Explorer 9 Mozilla Firefox Google Chrome

"Papalotes mágicos" cuentan historias de separación familiar por deportaciones

INMIGRACIÓN | 07 de diciembre de 2012

Vista de una pared llena de papalotes (cometas) en el Levine Museum of the New South en Charlotte (Carolina del Norte). EFE

Charlotte (Carolina del Norte), 7 dic (EFE).- Niños y adolescentes hispanos en Carolina del Norte con padres o familiares en proceso o deportación crean "papalotes (cometas) mágicos" con retazos de vestimentas de sus seres queridos para dar a conocer sus historias.

En las paredes del Levine Museum of the New South, uno de los más importantes del estado, "vuelan" 13 cometas de papeles coloridos y brillantes, que cuentan el drama que viven miles de hogares latinos por la separación de sus seres queridos.

Como inmigrante mexicana y madre, la artista plástica Rosalía Torres-Weiner contó hoy a Efe que decidió emprender la aventura del proyecto porque considera "esencial" documentar y dar a conocer lo que ocurre en las familias inmigrantes.

Reunió a los participantes en una iglesia católica hispana de Charlotte, donde, por varias horas, crearon sus obras de arte por medio de la pintura, dibujo y "collage".

Según la mexicana, la selección del papalote como elemento artístico se debió en parte "para rescatar la tradición del juguete mexicano", además de ser un "símbolo de libertad" y una manera de "dejar volar la imaginación y los sentimientos que se encuentran reprimidos en estos niños".

En cuanto a la incorporación de una pieza de ropa de la persona amada, Torres-Weiner, oriunda de Xochimilco, explicó que cuando las personas son deportadas "dejan atrás sus pertenencias e incorporándolas al papalote añade el elemento real y personal a la pieza".

Los niños además escribieron una pequeña historia del por qué esa persona fue tan importante en su vida y lo que sucedió con ella.

"Hay que contar lo que está pasando con las deportaciones, que ocurren a diario aquí en Charlotte y otras ciudades del país. Yo lo hago con arte. Hay que crear conciencia en la gente sobre este problema social", enfatizó.

Las últimas cifras del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) apuntan a que un promedio de 33.299 inmigrantes son deportados mensualmente en el país, y por cada uno de ellos, 3,5 personas son afectadas.

Uno de ellos es Emmanuel Hernández, de 7 años, que en enero pasado tuvo que separase de su padre cuando salió voluntariamente de Charlotte después de pelear por dos años su deportación por una detención debido a una infracción menor de tránsito.

El pequeño dibujó a su madre llorando y escribió en el papalote que quería usar la "capa de Superman para volar", porque extrañaba cuando jugaba al fútbol con su padre.

Su madre, Raquel Barajas, una mexicana de 38 años, contó a Efe que, por la separación de la familia, Emmanuel se volvió más "rebelde", bajó sus calificaciones y le reprocha a su progenitora que no le dedica el suficiente tiempo porque trabajar mucho.

"Cuando hizo su papalote, estuvo contento. Creo que le sirvió de terapia, para expresar sus pensamientos y sentimientos por lo ocurrido. Ahora tenemos mejor relación, está más cariñoso conmigo", apuntó Barajas.

También el reporte "Shattered Families", elaborado el año pasado por Applied Research Center, con sede en Nueva York, reveló que más de 5.100 niños en el país de padres deportados o en custodia de ICE se encuentran en hogares adoptivos.

Esto le sucedió a la mejor amiga del salvadoreño Minor Merino, de 18 años, que creó un papalote en su honor, contando la historia de la joven, que bajado mucho de peso e incluso ha pensado en el suicidio.

"Sufre mucho porque sus padres fueron deportados a Guatemala y ella se quiere regresar, tiene mucho miedo de no saber lo que pasará con su vida. Por lo menos, contando su historia, le dejo saber que no es la única, que hay más niños que sufren como ella", afirmó Merino a Efe.

Por su parte, para las hermanas Mendieta, Gladys (15), Elizabeth (12), y Alejandra (10), saber que en cualquier momento su padre puede ser deportado a México después de vivir en EE.UU. por 25 años está teniendo consecuencias negativas en el núcleo familiar.

"Necesitamos ayuda y apoyo para detener la deportación de mi padre y ahora por lo menos la gente conoce nuestra situación y tenemos una voz", afirmó Gladys.

Kate Baillon van Rensburge, vicepresidenta de exhibiciones del museo, explicó a Efe que las personas que han visto la exposición se han "conmovido" con los relatos.

Sin embargo, los papalotes mágicos de Torres-Weiner buscan volar más allá de las fronteras de Charlotte.

"El objetivo es seguir creando papalotes y dejar que los niños los vuelen, pero en el cielo de Washington, donde están los congresistas y el presidente, para llamar la atención y que se den cuenta de la urgencia de parar las deportaciones y la separación de familias", concluyó.

  • Ningún comentario presente
Normas de comentarios

www.laprensasa.com no se hace responsable de las ideas expresadas por los autores de los comentarios y se reserva el derecho a eliminar aquellos contenidos que:
  • resulten ofensivos y/o discriminatorios
  • que tengan como fin promover el boicot contra personas, productos empresas o instituciones
  • que atenten contra el derecho a la intimidad, al honor y/o a la propia imagen o nombre
  • aquellos que busquen fines comerciales y/o publicitarios
500 caracteres disponibles
Para evitar spam, por favor resuelva este simple problema matematico e ingrese el resultado (pinche en la imagen para recargarla).

Hispanos